martes, 22 de abril de 2008

Pánico

Pocas veces entro en pánico, de hecho soy muy pero MUY exagerada y cuando entro en pánico no es real. A veces.

Hoy fue el "día P"

Siempre (y podría contarlo como manía) tomo mis audifonos antes de salir de casa, los conecto al celular mientras hago malavares en el auto, abandono el coche e inmediatamente invaden mis orejas. Prendo, por lo regular, con la voz de Mi Dios y la canción "Enganchado a ti" o con "San Cosme y San Damián" el aparato y soy feliz hasta llegar a la Universidad.

Today... no ¬¬

¡¡¡SE ME OLVIDARON!!!

Bajo del auto, me dispongo a buscar los audifonos en mi cuello y ¡Joder! no estan... Casi me desvisto en medio de la estación buscando los malditos audifonos y no estaban.

Entre en pánico.

Los ruidos, el escuincle llorando, los reclamos por meterme en la fila de los boletos, la señora chismosa, el chillido de las vias con las llantas del metro. ¡MAMÁ!

Miraba como perdida a todos lados, seguro la señora junto a mi venía pensando: "pobre niña sin audifonos, inadaptada de su especie" El niño me mira, ¡Me esta juzgando!... No fue mi culpa, fue de mi madre...

¡¡¡Ella!!! Debe estar en la casa con los audifonos en la mano derecha y un martini en la izquierda, mirando el televisor y riendo de mi desdicha.

El transborde es un caos. Los militares apuntando hacía mi, tratando de reclutarme por no traer audifonos con que justificarme para ignorarlos. La plática insulsa de la novela de anoche que mantienen dos muchachas a un lado de la escalera.

Siguiente tren, corre, falta poco. ¡No puedo!... ¡Dios Bunbury ayudame!... "Tararea" dice una voz del más allá (¿O era del más acá?) con un acento peculiar. ¡Enrique me ha hablado! Le doy a la tarareada con "...Y al final" todos me miran extraño, pero no me importa. Ayuda con el dolor y el vacío que se siente en mis orejas sin música de fondo. Sin mi soundtrack particular.

Llego a la Universidad, nadie conocido. Corre, falta poco para entrar en tu salón. El prefecto me mira: "Qué me ve?... si Imbécil, no traigo audifonos ¿y qué? He llegado a sospechar que ese prefecto un día me dirá algo por siempre llegar tarde. Pero me desvío del tema.

El salón, mi salvación...

cinco... cuatro... tres... dos... uno...

¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Vacío... solo... abandonado... Nadie con quien hablar. Salvo las chicas estudiosas (ñoñas ¬¬) con las que ni punto para sacar plática.

A punto de llorar estoy cuando veo ahi... a lo lejos un hermoso rostro de maleante recién salido del reclusorio Norte, ese caminar extraño, la chamarra rasgada por Pepe y la sonrisa de "hola chicos... mae"

*pausa dramática*

¡Burgos!... mi martirio a terminado. Puedo decir ¡Aleluya! un enviado por Mi Dios para que no me sientiera mla sin audifonos...

El pánico pasa, vuelvo a la hiperactividad y paranoia normal. Saludo a Burgos con un estruendoso "Onii-sama" y respiro...

He sobrevivido... ¡Te he vencido puto pánico hijo de tu madre paniqueada!... ¡Vini, vidi, vinci!

Soy feliz, nada puede ser más perfecto. Hablo. HABLO.

tres... dos... uno...

¡Me falta el regreso a mi casa! (vuelve el pánico)

Continuará...

+.-*\_= NISA =_/*-.+

Escribo con tinta roja de lágrimas de un juglar

6 comentarios:

Pancho dijo...

risa tipo nelson:

ja-á

:D

No ya...me has hecho reír chamaca, no de ti..ni de tu desracia...bueno...si, a lo mejor un poquito. Pero es tu culpa
bueno no, tampoco
es la culpa de tus putos audifonos ¬¬

Pancho dijo...

fui el primero! a huevo!

Pancho dijo...

y el tercero!

Aiko dijo...

PANIC !!!

OMFG, me falta el aigre y todo se tambalea a mi alrededor... Pa su madre sabia que lo del frasco en el cuarto de mi hermana no era marihuana.

Ok respira, tranquila no pasa nada, simplemente es un muy mal viaje que te has puesto, dentro de unos minutos todo estara como de costumbre, jodidamente normal y aburrido.

Tuturu, turururu...

Al carajo todo !!!

Eso de la respiracion es una pavada y de las grandes, ahora si ya me llevo el payaso.

Buenas noches querido publico el telon caera esta noche y ya no tendre la dicha de compartir con ustedes la decadencia y el smog que nos rodea... Adios torres de concreto y el bullicio de los autos...Si el telon caera pero la vida sigue, la unica diferencia es que ya estare muy lejos para cuando alguien se de cuenta de mi ausencia.


Juro que no vuelvo a tomar cafe a mitad de la tarde XD besos manis.

Taquero Narcosatánico dijo...

Jajajaajajajajajajajajajajajaja!

Digo, qué dramas eres...

Anónimo dijo...

No maaa!
Jajajajajjaja
Lo pasé bomba... q manera la tuya de relatar tu historia! Me latió aquello de los militares jejejeje.
Algún día describire de esa maner lo horrible q es mi clase de Estadística.
Dei